Directo
MSI 2022: calendario de Rumble, partidos y toda la información Ver ahora
PGL Major Antwerp 2022: playoffs y últimos partidos del campeonato Ver ahora
VRL Spain 2022: Rising Stage 2 - Equipos, calendario y partidos Ver ahora
EVO 2017 SFV: Al final se impone la experiencia
El EVO 2020 se canceló por alegaciones de acoso / EVO Championship Series

¿Existe el acoso en el mundo del fighting español?

La noche del sábado 4 al domingo 5 de julio ha sido uno de los episodios más incómodos de los últimos años en el panorama de la competición española de la lucha, con cruces de opiniones sobre cómo es el ambiente en este pequeño -pero histórico y relevante- rincón de los esports nacionales.

A la comunidad de juegos de lucha, a nivel local o internacional, se la conoce por sus siglas en inglés: FGC. Por afinidad personal, es el conjunto de deportes electrónicos que más sigo, e indudablemente uno de los más fáciles de comprender para alguien que no tenga ni idea de esports. Metafóricamente, el que más pega y mejor se defiende gana, casi casi como en la vida misma.

Pero hacer 'parry' a las tortas que te pega la vida es mucho más difícil que pulsar un botón en el frame exacto. Lo sabe bien Joey 'Mr Wizard' Cuellar, un histórico de la escena norteamericana de la FGC y de los más conocidos a nivel mundial. Hasta hace unos días, MrWiz era el mayor responsable del EVO, el torneo de lucha más importante del mundo y que él mismo ayudó a fundar 24 años atrás.

Primero el coronavirus canceló el tradicional encuentro en Las Vegas, que debería haberse celebrado dentro de un mes. Como alternativa, Cuellar y su equipo diseñaron un evento online, que la semana pasada dejó de contar con el apoyo de sus principales patrocinadores al revelarse que MrWiz había pagado a jóvenes por bañarse en ropa interior. 

Uno de ellos aseguraba que también le había pagado por masturbarse delante de él, y la organización decidió fulminantemente expulsar al hasta ahora máximo responsable de la competición. Los hechos, aclaraban todos los implicados, se habían producido hace décadas.

No hace falta irse a la Ciudad del Pecado ni a los años noventa para escuchar historias de acoso. La jugadora con más proyección internacional de Street Fighter que ha dado nuestro país llevaba años apartada de la competición y al mismo tiempo denunciando una situación personal muy estresante. 

Nerea 'Nercromina' Díaz recordó a tenor de un hilo de Fernando Cardenete que estaba en un proceso judicial por "haber sido y seguir siendo víctima de acoso en la FGC española", algo que ya dejó por escrito en un capítulo del libro coral 'Protesto: Videojuegos desde una perspectiva de género', donde mujeres hablan de su experiencia en el sector.

Pese a que en ese primer tuit señalaba (sin dar nombres) a una persona y cómo había dado aviso de los hechos, la denuncia tomó otro rumbo cuando miembros de la comunidad respondieron a otro mensaje donde Nercromina explicaba cómo se vio rechazada por una parte relevante de este sector.

Las palabras cayeron como un meteorito en una refinería petrolífera. Decir que las redes se incendiaron es un tópico que prefiero evitar, pero la tormenta de declaraciones cruzadas desembocó en uno de los momentos más incómodos que ha vivido la FGC española en los últimos años.

Varios miembros destacados de la comunidad salieron a desmentir a Nercromina acusándola a su vez de cosas todavía más graves. Pablo José 'Rivarsal' López Rivadulla, un hacha con Karin en SFV, miembro muy activo de la comunidad española y de carácter jovial según todos los que le conocen, respondió con aspereza al relato de Nerea. A modo de respuesta, ella mostró fragmentos de conversación y stream propio donde había contado con el apoyo de Riva. Un jaleo, vamos.

Fue el principio de un puñado de testimonios que mientras escribo estas líneas siguen aumentando, dando cada uno su visión de la comunidad. El más duro de ellos es el de Luis 'HellTPM' Gil, otro histórico de la época de Street Fighter IV que por alusiones contesta con un twitlonger muy comentado en redes por su crudeza y la presunta descripción de momentos íntimos.

El asunto ha llegado hasta tal punto de que la gravedad de las acusaciones, los nombres en un principio omitidos y ahora claramente públicos (en su mayoría) así como el dilema por saber quién tiene razón y qué sucede realmente ha emponzoñado lo que podía haber sido una tranquila noche de streams y hadokens online.

Nercromina aporta pruebas como conversaciones con algunos de los que le contestan, y asegura tener muchos más apoyos documentales para demostrar su versión. La otra parte tiene un relato que contradice sus vivencias, y varias personas (algunas de las cuales no estaban presentes cuando todo esto sucedió) han salido en defensa de la FGC actual.

¿Existió acoso entonces? ¿Sigue sucediendo a día de hoy? Las declaraciones contradictorias provocan un batiburrillo sobre el que es muy difícil opinar si no formabas parte del núcleo duro en la comunidad durante aquellos años, y que -tristemente- tiene pinta de que podría pasar de nuevo por las manos de la justicia para llegar a una conclusión.

Ni siquiera entonces dejará las cosas a gusto de todos ni zanjará un debate a priori privado que se ha convertido en un salseo desagradable para los espectadores, y mucho peor para los protagonistas.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta