Importa el cómo

Hace pocas fechas tuve el placer de acudir a una invitación de Lara Smirnova para participar en uno de los programas que Movistar Riders produce cada día. Es realmente una suerte que todos los clubes de esports tengan tan clara la importancia de la creación de ese tipo de contenidos, más entretenidos que informativos; con un carácter divulgativo y una idea promocional muy clara. La marca se crea así. Y digo que es una suerte porque ojalá en muchos otros deportes se dieran cuenta los clubes de lo que se gana con eso.

Yendo al grano, el programa ponía sobre la mesa básicamente si es igual crear contenido independientemente del medio en el que se fuera a reproducir. ¿Es lo mismo crear para el canal de YouTube que para Twitch? ¿Se trabaja igual para Twitch que para televisión? Fue una suerte y un alivio que todos los contertulios coincidiéramos en la respuesta: no, nunca es lo mismo. Sobre todo por el público, pero también por las diferencias entre los tres formatos. O los cuatro, si incluimos redes sociales como depositarias de contenido audiovisual, que lo son.

¿Es lo mismo crear para el canal de YouTube que para Twitch? ¿Se trabaja igual para Twitch que para televisión?

YouTube ofrece sobre todo la posibilidad de crear buenos vídeos tutoriales a los que recurrir en cualquier momento, con una sencilla búsqueda. En ese sentido, su aportación a los esports es única y muy importante. Twitch ofrece dos posibilidades bien diferenciadas, entiendo que también por el tipo de público: las competiciones en directo y los streams. Quieras ver el juego que quieras ver y sea donde sea la competición, la buscas y la tienes. Y eso, amigos, es magia. Es un caramelo para cualquier usuario. Es tan dulce el pastel, que Facebook ya está tratando de entrar en él y alcanzando acuerdos con competiciones y/o compañías para emitir en directo exclusivamente, que al final es donde reside todo, en la exclusividad. El tema de los streams ya va en gustos.

La tele tiene otra misión. En realidad tiene la gran responsabilidad, pero también la libertad, de ir definiendo en estos momentos hacia dónde y cómo quiere tratar los esports

La tele tiene otra misión. En realidad tiene la gran responsabilidad, pero también la libertad, de ir definiendo en estos momentos hacia dónde y cómo quiere tratar los esports. Los tutoriales tienen su punto, porque además ofrece la posibilidad de subir esas piezas sueltas a YouTube y añadir un detalle a tu apuesta. Pero claro, esas piezas sueltas han de estar en una programación regular inmersas en un todo, y ahí aparece el formato programa como puede ser The Gaming House. Y ahí no te vale hacer únicamente un tipo de pieza. Tienes que variar y en televisión lo que constantemente se buscan son las historias.

Recuerdo cuando en la facultad de periodismo nos decían que a la hora de hacer cualquier reportaje valía la pena enfocar un tema, pero nunca desde el punto de vista abstracto, sino arrancar por su incidencia en las historias personales. Ir de lo particular a lo general para poder entender y contextualizar. La constante búsqueda de historias en las que los aficionados puedan verse reflejados, con las que puedan soñar, con las que puedan aprender. La constante creación de iconos.

Falta un detalle más para tener un programa de televisión. Los nombres, las opiniones, las caras que le den valor de verdad a lo que estás contando. Definir buenos invitados, que tengan un respaldo y que puedan hablar con una perspectiva y con un bagaje que les otorgue autoridad. Junto a ellos, búsqueda de imágenes para que en vuestras casas no se vea únicamente una realización de planos y contraplanos; de generales mezclados con cortos. Las imágenes que vistan le dan otro valor.

Es verdad que el público del deporte electrónico, demanda contenido, pero prima el qué por encima del cómo.

Al final, si nos ponemos a contar, hacer un programa de televisión lleva un trabajo detrás grande. De selección de temas, de selección de invitados, de guión para sacar partido a esos invitados; pero sobre todo lo demás, de búsqueda de historias con fuerza y de imágenes que las ilustren. He estado años trabajando en informativos. La premisa era: si no tengo cómo contarlo, no puedo contarlo. Es verdad que el público del deporte electrónico, como cierta vez me dijo Yuste con pleno conocimiento, no es exigente. Demanda contenido, pero prima el qué por encima del cómo. No sé cuánto nos va a durar eso, pero tened claro que en televisión, dedicándose al deporte electrónico, sólo progresará quien le dé valor, en la misma medida, al contenido y al continente.

  • Las opiniones vertidas en este artículo de opinión corresponden única y exclusivamente a su autor.

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta