La polémica norma de los tres locales por equipo
La polémica norma de los tres locales por equipo / LVP

| Superliga Orange

La polémica norma de los tres locales por equipo

Con la conversión de la Superliga Orange en una ERL Oficial de Riot Games, han llegado cambios en la normativa oficial de la competición nacional. Entre estos cambios destaca uno en concreto: la obligación de los equipos de tener en sus filas al menos tres jugadores locales. El debate estalló, y queremos sentenciarlo.

Una nueva edición de la Superliga Orange de League of Legends está en marcha, y con ella han entrado en vigor todas las novedades que nos ha traído su reciente conversión en ERL Oficial.

Como ya sabemos, dicha conversión ha obligado a cambiar determinados aspectos en la normativa de la competición, y entre ellos destaca un punto que ha resultado ser muy polémico: cada equipo debe tener un mínimo de tres profesionales localmente entrenados representativos.

Como "jugadores locales" se entienden aquellos que han residido y vivido en España durante 36 de los últimos 60 meses, que han residido legalmente y han participado en España los últimos 36 meses previos a la competición, o que han participado en la mayoría de los partidos en la competición los últimos dos de los tres splits anteriores.

Esta nueva norma ha levantado mucho revuelo en la comunidad, y muchas voces, algunas de personas muy relevantes en el sector, se han alzado para expresar su tanto desencanto como aprobación respecto a este nuevo condicionante.

Por ello, para redactar este artículo, hemos recopilado distintos puntos de vista para comprobar las sensaciones generales que origina la normativa, y así poder generar una opinión objetiva.

Todos los entrevistados tienen un punto en común, y es que la gran mayoría de los equipos de la Superliga Orange se han visto obligados a fichar jugadores con poca o ninguna experiencia en una competición de semejante nivel. Eso, o jóvenes talentos sin desarrollar en los que pesa más la juventud en sí misma que el talento potencial. Por ello, todos coincidimos en que, a priori, la competición nacional ha sufrido una bajada drástica de nivel.

Este asunto, pese a ser uno de los más sonados y, seguramente, uno de los más "incómodos", no deberíamos verlo como un daño irreparable, ni mucho menos. Es una realidad que, si tres de tus cinco jugadores son novatos, tu club va a ser mayormente novato, pero aquí entra en juego otro punto en el que coinciden todos aquellos a quienes hemos preguntado:

La medida puede ser muy beneficiosa a medio/largo plazo, y aquí se juntan varios puntos de vista que nos traen vibraciones muy positivas: 

Fernando Cardenete hablaba de los beneficios de esta medida haciendo alusión a que ésta "ha abierto las puertas a muchos jugadores que quizá, de lo contrario, no hubieran llegado a la Liga", y añadía un punto muy interesante a mi parecer: "A medio plazo podría suponer una mejora de audiencia o de identificación con los jugadores por el hecho de que, al ser españoles, será un poco más fácil trabajar el contenido"

Joan Miquel "Buckstrike" Amorós afirma que esto "va a permitir que descubramos jugadores que no habrían tenido muchas oportunidades [...] y permitirá desarrollar a jugadores jóvenes dentro de espacios con más oportunidades, pues antes, los pocos que promocionaban, iban a los peores equipos a pasar sin pena ni gloria".

Jaime Mellado Fernández, tras analizar el impacto de la normativa en las distintas ERL europeas, asegura que esta medida "incentivará a crear nuevo talento en cada una de las ERL (otro de los objetivos de Riot). Si se crea más base competitiva, el nivel de cada ERL subirá y hará que cada vez los jugadores sean mejores"

Por lo tanto, coincidimos en que la medida será beneficiosa para muchos jugadores españoles, y en que además es un formato potencialmente muy positivo para el desarrollo, nivel, calidad y números de la propia Superliga Orange.

Estas opiniones provienen de personas (entre las cuales me incluyo) ajenas a la organización "per se" de la propia Liga, por lo que he creído conveniente preguntar a trabajadores de la propia LVP que han aportado un nuevo punto de vista para defender esta norma: la localización y "gestión nacional" del talento de cada país.

Adrián "Riffs" Romero afirma que la medida "a medio/largo plazo va a hacer que se cree un ecosistema en el que todos los jugadores de cada país tengan posibilidades y seguridad para competir"

Por su parte, Miguel Araujo completaba las declaraciones de su compañero enviando un mensaje muy claro de parte de la organización de la Superliga Orange: "la medida va a servir para empoderar la escena local de cada país. Sirve para re-localizar a los jugadores y que así se haga más fuerte la escena local. A nosotros nos beneficia porque ya estaba creado el Circuito Tormenta y ese talento ya se estaba generando, y de aquí a unos años será bastante mejor para nosotros con respecto a otros".

También Jaime Mellado aporta un aliciente a este asunto de la localización, y es que, en su opinión, una de las causas del nacimiento de esta norma es "por las aficiones de los equipos. Como los equipos de esports no tienen "un lugar de referencia" como en otros deportes, la mayoría de los aficionados apoyan al club que más les guste por sus jugadores. Es por ello que muchas veces, los fans apoyan más a jugadores españoles que han podido ver en streamings, otra competición u otro equipo, antes que a jugadores extranjeros".

Por lo tanto llegamos a la conclusión de que, a corto plazo, la Superliga Orange saldría perjudicada exclusivamente por la teórica bajada de nivel de los equipos, y que son muchos y muy variados los puntos a favor de la nueva normativa.

Aún así me gustaría destacar un punto que me comentaba Buckstrike que me parece de vital importancia y que posiblemente haya pasado desapercibido para muchos: 

"Los equipos con más poder económico se han podido hacer con los mejores jugadores españoles y 'locales', y los que menos han tenido que tirar de escena amateur, con lo que de primeras ha podido bajar el nivel de la liga, y la brecha entre equipos top y el resto se ha pronunciado".

Todavía es pronto para afirmar o negar que esa brecha se ha pronunciado. Toca ver cómo se desarrolla esta temporada de primavera, pero está claro que si la nueva normativa tiene puntos de flaqueza, este es uno de ellos, y es un punto muy relevante que invita a la reflexión y debería llevar a la búsqueda de soluciones para conseguir una Superliga Orange más competitiva, justa y divertida para todos.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta