Google no dudó en mostrar Stadia en acción durante la presentación
Google no dudó en mostrar Stadia en acción durante la presentación / Google

Las muchas dudas sobre Stadia

Google presentó este martes, 19 de marzo, lo que muchos esperaban que fuese una revolución en el mundo de los videojuegos. Pero Stadia llegó y nos dejó con muchas más dudas de las que, probablemente, anticipábamos.

Hay poco que decir sobre la presentación en sí. Impecable, con el estilo sobrio pero bien trabajado del gigante de Mountain View. Cargada de mensajes contundentes pero entregados con cierto tacto. No se dejó títere con cabeza, pero no se disparó con bala a pesar de que el planteamiento, sobre el papel, podría hacer pensar que las grandes marcas de la industria podrían verse en fuera de juego a corto plazo.

UNA IDEA AMBICIOSA PERO POCO DEFINIDA

La llegada del streaming al mundo de los videojuegos es una realidad en nuestros días. No solo por la irrupción de servicios como PlayStation Now, también por la posibilidad de retransmitir los juegos desde nuestros propios ordenadores y/o consolas a otros dispositivos, como permiten herramientas como Steam In-Home StreamingNVidia GameStream en PC, o xCloud de Microsoft, sin mencionar la versatilidad de Nintendo Switch

Es la gran fortaleza de Stadia y, a la vez, su gran debilidad. Con Nintendo Switch ya podemos empezar una partida en nuestro televisor y seguirlo en la versión portátil. La idea no es nueva, si bien lo es el hecho de tener una accesibilidad casi inmediata y, a priori, no necesitar un dispositivo específico para poder jugar.

Stadia aspira a llevar la misma visión a todos los dispositivos.
Stadia aspira a llevar la misma visión a todos los dispositivos / Google

Pero si su gran atractivo es la posibilidad de poder acceder desde casi cualquier dispositivo y no necesitar adquirir hardware específico para usarlo, su gran debilidad estriba precisamente en su arquitectura. El caso de experimentos como OnLive han dejado un recuerdo amargo en la memoria de los valientes que se atrevieron a probarlo. No hay que olvidar que la latencia es un punto importante en este aspecto.

Un punto que, hoy por hoy, todavía es un campo de trabajo en el que se sigue avanzando para que la experiencia sea como jugar a nivel local. No hay experiencia más frustrante que intentar jugar y ver que nuestras órdenes llegan con un pequeño retraso a nuestro personaje. En un momento puntual es algo que se olvida. Pero si es un factor permanente, se convierte en injugable.

UNA POTENCIA QUE NO ES TAN DESMESURADA

Uno de los puntos más llamativos de la presentación fue, con toda seguridad, la imagen en la que se compara la capacidad de proceso gráfico de Stadia (10,7 TFlops) con las de PS4 Pro y Xbox One X. La cifra es ciertamente espectacular si la analizamos en este contexto. Es una capacidad de proceso superior a la de ambas consolas combinadas

Sin embargo, es una cifra mucho más familiar en el mundo de las tarjetas gráficas para el consumidor entusiasta de PC. La tarjeta Radeon RX Vega 56 (también de AMD) tiene una potencia de procesamiento de 10,5 TFlops. No estamos, por tanto, ante una pieza de ingeniería nunca antes vista. Ni mucho menos. Mejora enormemente a las consolas, pero compite con los PC.

Capacidad de procesamiento de Stadia frente a las consolas más potentes del momento
Capacidad de procesamiento de Stadia frente a las consolas más potentes / Google

La escalabilidad de la estructura de Stadia sí promete ser un punto a favor. En palabras del gigante de Mountain View, será posible combinar diferentes estancias de Stadia para ofrecer una experiencia más completa. Así se llega a posibilidades como las planteadas ayer. Juegos battle royale con más de 1000 jugadores por mapa o mundos completamente destructibles con físicas realistas.

Pero, por ahora, no hay nada en el horizonte para vendernos las bondades de la computación en la nube. Es como diseñar una autovía para coches de alta velocidad cuando, a nuestro alrededor, solo podemos encontrar tractores. Es una promesa muy interesante, que duda cabe, pero no se convierte en un reclamo más firme simplemente por no tener nada sólido en lo que anclarse.

UN MUNDO PARA DESARROLLADORES Y YOUTUBERS

Es lógico que por el contexto (la GDC 19), la presentación de Google estuviese naturalmente enfocada a los desarrolladores. Para que Stadia arranque y se asiente, necesitará contar con la participación de los grandes del sector. Ubisoft ya se ha dejado ver con Assassin's Creed Odyssey. Id Software hará lo propio con Doom Eternal que, prometen, será jugable en Stadia. Probablemente no serán los únicos, pero habrá que ver cuántos apuestan por esta iniciativa.

Comparación de la diferencia de procesamiento de una instancia de Stadia y varias
Comparación de la diferencia de procesamiento de una instancia de Stadia y varias / Google

Dentro de las muchas funcionalidades de Stadia, una de las más llamativas es la posibilidad de jugar con el youtuber de turno. Una idea que parece muy interesante para los creadores de contenido y que, seguramente, lo será también para muchos de sus seguidores. Pero ¿esperamos que esto vaya a cambiar la industria de los videojuegos? ¿Tanto como para convertirlo en uno de los pilares de la presentación de un proyecto que prometía ser muy ambicioso?

Para los creadores de contenido será una oportunidad más de obtener beneficios con su actividad. Muy respetable, pero a priori nada que vaya a hacer que el grueso del público piense en abandonar sus PlayStation, Xbox o PC en favor de esta nueva aventura. En la que, por cierto, todavía tenemos pocas caras como para saber qué esperar...

LA IMPERIOSA NECESIDAD DE CONTAR CON GRANDES TÍTULOS

Sabemos que Ubisoft, id Software o Tequila Works están interesadas en la idea. No se habrían dejado ver en la presentación si no fuese así. Pero faltan muchos actores muy importantes que serán los que, sin duda, definirán el éxito de la plataforma. ¿Estará dispuesta Electronic Arts a renunciar a Origin, en PC, a cambio de tener sus juegos en Stadia?

Logo de Stadia
Logo de Stadia / Google

¿Y los estudios asociados con Sony o Microsoft? ¿Podemos esperar ver estudios como 343 Industries o Naughty Dog cambiando de barco para tener sus juegos en la nueva plataforma? Sin los grandes nombres de la industria, parece lógico suponer que los jugadores permanecerán allá donde estén los nuevos Halo, FIFA y similares. Si bien esto no excluye que el nuevo estudio de Google pueda sacar grandes productos. ¿Tanto como para que uno solo de ellos sea capaz de vender las bondades de Stadia al gran público? Está por ver.

Todo dependerá, en gran medida, de cuáles sean los títulos que podamos encontrar y en qué condiciones. Si la latencia no se convierte en un problema, y encontramos los principales títulos de un buen puñado de grandes actores de la industria, Stadia habrá recorrido una buena parte del camino para convertirse en un factor más en una industria que hasta ahora ha estado dominada, en esencia, por Nintendo, Microsoft, Sony y Valve.

LA AUSENCIA DEL MODELO DE NEGOCIO

Lo más llamativo, sin embargo, fue la ausencia absoluta de alguna indicación sobre el modelo de negocio de Stadia. ¿Qué es lo que debemos esperar? ¿Estaremos ante un servicio gratuito en el que tendremos que comprar nuestros juegos como en cualquier otra tienda? A menos que la experiencia sea idéntica a tener el juego en una máquina local (sea consola o PC), parece difícil que se logre que esa idea sea atractiva.

Google no dudó en mostrar Stadia en acción durante la presentación
Google no dudó en mostrar Stadia en acción durante la presentación / Google

¿Se tratará de un servicio de suscripción en el que se incluya un gran catálogo? Es decir, literalmente, ¿un 'Netflix' de los videojuegos? Si el precio es razonable y los títulos son lo suficientemente interesantes, no hay duda de que serán muchos los que optarán por este modelo por su propia comodidad. No sería necesario renovar consola o PC para poder jugar.

Pero imaginemos que es este último caso, un modelo de suscripción mensual, sin un gran catálogo de juegos. En ese caso, estaremos ante un competidor con una idea atractiva en el tablero, pero con un largo camino por recorrer para convencer a jugadores, y desarrolladores, de que su proyecto funciona. Si Google destaca por algo, con sus nuevos proyectos, no es por ser especialmente paciente...

EL GRAN DESAFÍO DE INTERNET

Sabemos que Stadia llegará en este mismo 2019 y que será de forma escalonada. Comenzará por Estados Unidos, Canadá y varios países europeos (¿España entre ellos?). Lo que no sabemos es si Internet en sí mismo está preparado para hacer frente a su llegada. Desde Google se ha comentado, tras la presentación, que se espera que 25 MB/s sea suficiente para retransmitir 4K a 60 fps.

stadia-presentacion-3
El mando con el que podrás jugar en Stadia / Google

Por tanto, 1080p a 60 fps usará menos ancho de banda. Pero los desafíos, en este sentido, son muy amplios y variados. En Estados Unidos, Google tendrá que hacer frente a una cruda realidad. Muchos de los proveedores del país tienen tráfico limitado, ralentizando la velocidad de los usuarios cuando superan su cuota de gigas al mes (como si fuese un plan móvil).

Del mismo modo, y también expansible a Europa, no todo el mundo dispone de conexiones de alta velocidad para poder hacer uso de este servicio en condiciones óptimas. O, de poder hacerlo, no es a un precio accesible para todo el mundo. Por lo que su público podría verse más limitado que el que puede encontrar atractivo hacerse con una consola o un PC.

ES EL TURNO DEL SECTOR PARA RESPONDER

En el horizonte quedan muchas dudas. No solo en cuanto a Stadia, que nos ha dejado algunas respuestas pero también demasiadas preguntas como para poder mirar al futuro con más curiosidad que certeza de éxito. También en cuanto a los grandes dominadores del sector. ¿Variarán Microsoft y Sony sus planes para las consolas de próxima generación tras este anuncio?

Stadia se apoyará en Linux y Vulkan para el desarrollo de sus juegos
Stadia se apoyará en Linux y Vulkan para el desarrollo de sus juegos / Google

¿Lo consideran, siquiera, un rival para sus consolas? Valve, el gigante detrás de Steam, en ese sentido, puede que sí se sienta algo más amenazado. No deja de ser un ecosistema que llega, también, a PC. Pero es un mercado en el que la competencia ya es común. Además de Steam tenemos las tiendas de Origin, Uplay, Epic...

Podemos, incluso, preguntarnos si esto podría repercutir, indirectamente, en el desarrollo del entorno de videojuegos en el mundo de Linux, porque, sobre el papel, esos títulos podrían llegar de forma nativa a la plataforma. No es una garantía, ni mucho menos, pero parece razonable que pueda suceder. Lo único que está claro es que Google apuesta por el mundo de los videojuegos. Su apuesta es fuerte, aunque nos deje con dudas. Es la hora de que Microsoft, Sony y el resto de actores muevan ficha...

ESCRIBE TU COMENTARIO...
Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta