ESL Pro League
ESL

¿Por qué no termina de despegar CS:GO en España?

Counter-Strike: Global Offensive es, sin duda, uno de los grandes esports a nivel mundial. Tan solo League of Legends y Dota 2 mueven más público de manera general una tradición que solo se ha visto rota por la irrupción de Fortnite en los últimos meses. Cada Major es un fenómeno en la comunidad de CS:GO, a nivel nacional y mundial.

El juego de Valve tiene una comunidad muy saludable en torno a su escena competitiva. Miles de seguidores de todo el mundo incluyendo la comunidad española comparten cada día las noticias sobre los movimientos de sus equipos y jugadores favoritos. Pero, a pesar de ser un esport con un entorno muy asentado y con grandes citas que ningún fan se quiere perder, en España no parece terminar de tener el mismo efecto que otros deportes electrónicos.

¿Cuál es el motivo? Es lógico esperar que League of Legends esté por delante, ya que, como juego gratuito desde su lanzamiento, ha llegado a mucha más gente alrededor del mundo. Es, sin duda, uno de los grandes aciertos de Riot Games para hacer de su juego una de las grandes referencias de este sector. Valve, por su parte, ha esperado hasta finales de 2018 para que CS:GO se pasase al free to play

Lo cierto es que, en España, CS:GO no parece tener la misma tracción de la que disfruta más allá de nuestras fronteras. Un Major, sin ir más lejos, congrega a cientos de miles de espectadores en todo el mundo y en nuestro país apenas pasa de unos pocos miles. Es una cifra que no se corresponde con las audiencias que podemos encontrar en otros lugares del Viejo Continente.

LEAGUE OF LEGENDS ES EL REY EN ESPAÑA

Es indiscutible que League of Legends es el rey en nuestro país. CS:GO no logra congregar los mismos datos de audiencia ni por asomo. Pero un primer análisis de la escena no muestra nada extraño. El panorama competitivo de CS:GO en España goza de gran salud. No solo en el ámbito profesional, donde hemos visto cómo el nivel de juego ha ido en aumento en las últimas temporadas. También en el semiprofesional y amateur, con más competiciones y oportunidades que nunca.

Sin embargo, un análisis más detallado sí parece apuntar a síntomas que no resultan tan evidentes. Tomemos como ejemplo a cuatro figuras muy conocidas dentro de nuestras fronteras: FlipiN1, MusambaN1, Mixwell y loWel. Todos ellos son, sin duda, las caras más reconocidas del panorama nacional de CS:GO. Un escenario que comparten, con diferentes grados de popularidad, con otros nombres propios como xikii, EasTor o NaOw solo por mencionar algunos ejemplos.

Tranquilos, FlipiN no se retira
FlipiN, jugador de x6tence / ESL

No es osado decir que Mixwell y loWel alcanzaron el reconocimiento muy merecido cuando dieron el salto a la escena internacional. Ambos jugadores tienen una gran audiencia tanto a nivel nacional como internacional. Pero parece que tuvieron que salir de nuestra escena para que, nosotros mismos, viésemos su calibre.

Por su parte, FlipiN1 y MusambaN1 son las dos grandes caras de CS:GO en territorio nacional. FlipiN1 es, sin duda, la figura más popular, con una legión de seguidores que acude cada día al Templo del AIM para ver sus retransmisiones. MusambaN1 es también una parte importante de la historia del entorno competitivo de nuestro país. Ambos son, por extensión, la cara visible de la evolución de una franquicia en la que ya se competía a principios de la década pasada, cuando pocos podían intuir que los esports se convertirían en un fenómeno de masas en los años venideros.

Y sin embargo... nada.

UNA COMUNIDAD PEQUEÑA... ¿O EN EVOLUCIÓN?

Cabría suponer que los mejores equipos de España congregarían a miles de aficionados de CS:GO. Igual que el Real Madrid o el Barcelona lo hacen cuando juegan sus partidos. Pero las cifras de espectadores son modestas si tenemos en cuenta que, en el mejor de los casos, en la inmensa mayoría de retransmisiones más populares, rondan los 2000 espectadores simultáneos, salvo casos muy excepcionales (enfrentamientos entre clásicos como Giants y x6tence o partidos frente a rivales internacionales de mucha entidad). Es evidente que no se puede achacar a un nivel bajo ni de los clubes, ni de los jugadores ni de las competiciones en las que participan. Si algo nos ha demostrado el sector en estos últimos años, es un afán por mejorar constantemente.

Movistar Riders tendrá un superequipo español de Counter-Strike liderado por Mixwell
Equipo de CS:GO de Movistar Riders, con Mixwell a la cabeza / Movistar Riders

No solo de cara al espectador, con una presentación cada vez más cuidada en todos los aspectos, también a nivel profesional, donde los organizadores procuran tener en cuenta el calendario internacional para permitir a los jugadores españoles participar en los clasificatorios y grandes citas internacionales. Los fenómenos de Vodafone Giants y x6tence Galaxy resultan más difíciles de evaluar.

Por un lado, arrastran a un gran grupo de seguidores españoles gracias a sus organizaciones (algo que también daría para su propio artículo, ya que en España parecemos tener un mayor sentimiento de identificación con el club que con los jugadores, algo a contracorriente en un sector que siempre se ha caracterizado por ser los propios jugadores los que mueven a sus fans de una organización a otra). Por otro lado, arrastran a los aficionados de sus propios países de origen. Es decir, su público es mayor en ambos casos.

UNA ESCENA INESTABLE...

Uno de los aspectos más llamativos de la escena española es que el cambio parece ser una constante salvo en muy honrosas excepciones. Los equipos acostumbran a rotar jugadores con una frecuencia que llega a resultar pasmosa cuando pensamos en el aspecto competitivo. ¿Pueden cinco jugadores llegar a desarrollar la compenetración necesaria, como equipo, para competir en tan solo tres meses? Cierto es que el calendario de CS:GO es compacto y exigente, pero siguen siendo seres humanos que necesitan tiempo y rodaje para que la química y la comunicación mejoren.

Más allá de los equipos mejor establecidos  Team Heretics, Vodafone Giants, x6tence y Movistar Riders parecen gozar de la mejor estabilidad, hemos visto cada temporada la llegada de nuevos equipos o viejos conocidos. Team Queso, eu4ia, Dragons, Arctic Gaming, Baskonia, gBots... Parece que los equipos no están completamente seguros de si apostar por CS:GO o no, algo que podría interpretarse como un síntoma de un sector que es, indudablemente, joven.

Es complicado que en un Top 10 no aparezcan varios jugadores de FaZe Clan, y por supuesto, que no lo haga Niko es una locura. Como uno de los mejores jugadores del globo, se convertiría además en el fichaje más caro de la historia tras su traspaso al equipo europeo.
NiKo, jugador de FaZe Clan / ESL

Son pocos los jugadores que acostumbran a interactuar con sus comunidades. Muchos optan por relacionarse con su propio mundillo (organizaciones, otros jugadores e influencers). Un lujo que jugadores como NiKo o JW se pueden permitir. Arrastran miles de seguidores allá donde van. Pero ¿pueden realmente los jugadores, en nuestra escena, actuar de la misma manera?

Su éxito dependerá en gran medida de dos aspectos: que haya gente que quiera verles y que haya organizaciones que quieran invertir dinero en sus competiciones a nivel nacional o, simplemente, esperar que llegue una organización internacional con un contrato jugoso que les haga dar el salto a la escena internacional.

¿FALTA DE COMUNICACIÓN?

Ese ingrediente no está presente en estos momentos y ese factor humano bien puede ser un aliciente. ¿Qué preferirá ver un espectador medio de CS:GO? ¿A un jugador español con el que, de todos modos, no puede interactuar en redes o a NiKo/S1mple/coldzera? O, llevando el ejemplo a nuestro territorio, ¿un jugador español de CS:GO que no interactúa con sus seguidores de nuevo, salvo honrosas excepciones— o un jugador de LoL que sí lo hace? 

Da la sensación de que la escena de CS:GO en nuestro país quiere madurar más rápido de lo que puede. Los números internacionales reflejan que Counter-Strike goza de buena salud y se mantiene a la sombra de League of Legends y Dota 2 como uno de los grandes esports del mundo.

Iem Katowice 2018
Spodek Arena, el estadio que alberga la IEM de Katowice / ESL

Por eso, resulta desconcertante que parezca haber una laguna gigantesca entre el seguimiento que genera CS:GO un juego que debería ser más fácil de seguir que League of Legends para un espectador no iniciado más allá de nuestras fronteras y el que genera en nuestro país, tanto en competiciones nacionales como internacionales. Si bien es posible que una parte del público español prefiera ver las competiciones internacionales con la retransmisión inglesa

Sea como fuere, es evidente que CS:GO no ocupa en España el lugar que ocupa en otros países. Podemos sentarnos y esperar a que los espectadores lleguen por arte de magia algo que no ha sucedido en los últimos años. O quizá sea el momento de preguntarse, como comunidad, qué pueden hacer jugadores, equipos, organizaciones y aficionados por ese juego que tanto aman y que, por un motivo u otro, no termina de despegar en nuestro país...

ESCRIBE TU COMENTARIO...
Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta