Directo
Calendario oficial MSI 2021: partidos, horarios y equipos Ver ahora
Calendario Six Invitational 2021: partidos, horario y fases Ver ahora
Una imagen de Andorra
Una imagen de Andorra

La bella Andorra

Andorra ha vuelto al centro de la actualidad. El principado recibe con los brazos abiertos a todos los youtubers y streamers que deciden marcharse a las montañas con sus amigos y a esquiar con una sonrisa en los labios.

Cuando se habla tanto de un tema tienes dos formas de enfrentarlo trabajando en un medio de comunicación. O das tu opinión o te la quedas para ti. Tenía la firme intención de quedarme callado. No veía necesario que otro redactor les intentara explicar el mal que hacen yéndose en manada.

Muchos han intentado aclararles que el Estado no les está robando su dinero. Que los impuestos no son donaciones y que en realidad no se dejan el 50% de su dinero en ellos. También les han comentado que el discurso que mantienen es tan solo un montón de excusas para no admitir su egoísmo.

Por supuesto, también les han informado de que son llamados influencers por algo, y aunque no les importe, tienen cierto deber pedagógico en una mayoritariamente joven audiencia. Por mucho que se intente, a todos ellos les va a entrar por una oreja y les va a salir por la otra. No merecía la pena el esfuerzo.

Soy además de los que, en una pequeña parte, puedo ponerme en su pellejo. Todas las críticas que les lleguen son justas, pero de ninguna de las maneras aplaudiré que se les califique de malas personas. No me parecen demonios. Equivocados e interesados, sí; malas personas, no. Aunque igual cambio de parecer.

Si he salido finalmente ha sido porque ellos mismos lo han pedido a gritos. Puede que no lleguen a leer nunca estas líneas, pero si además de egoístas, interesados o peseteros —¿se puede decir esto en euros?— algunos demuestran un nivel bajo de inteligencia, entonces hay que salir.

Puedo quedarme, de mala gana, con aquello de que son libres de hacer lo que quieran. Muchos de ellos se han marchado sin hacer ruido y no he necesitado días en la UCI para recuperarme. Sin embargo, alguno no solo se marcha por todo lo alto, sino que se comporta miserablemente al reírse de los que no están a su nivel económico.

Varios de ellos tienen un problema tan evidente que no se dan cuenta de que esquiar en la nieve mientras se ríen del resto solo puede ser perjudicial para su trabajo. Se ríen de su propia audiencia, de sus fans. Se descojonan de las marcas con las que han colaborado. Se permiten el lujo, en definitiva, de pasarse por el aro a quienes les han pagado el billete andorrano.

Me hace mucha gracia cuando hablan de la fecha de caducidad de su profesión. "Me voy a Andorra para ahorrar porque no sé cuándo se puede acabar todo esto", arguyen. Como si no hubiera pasado una década desde que ese argumento pudiera tener algo de peso. YouTube o Twitch evolucionarán, pero ninguno llegará a su final. Ellos saben que la fecha de caducidad está en sus propios culos y no todos tienen preparado su futuro —no será por deportistas de élite que han caído—. Cuando llegue ese día, que llegará, la bella Andorra dejará de ser atractiva. Y entonces, ¿qué?

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta