Directo
VRL Spain 2022: Rising Stage 2 - Equipos, calendario y partidos Ver ahora
Icons Global Championship: calendario, formato y equipos Ver ahora
Gran Final Nacional del Red Bull Solo Q Ver ahora
FIFA 21 next-gen
FIFA 21 next-gen / EA Sports

¿Merece la pena jugar online a FIFA 21 sin gastar dinero en FIFA Points?

Los FIFA Points dominan la construcción de plantillas de Ultimate Team y el online de FIFA 21. El juego premia a los jugadores que pagan por abrir sobres y en diciembre se abre una gran brecha entre los que no pagan nada y los que sí lo hacen. El maldito pay-to-win.

FIFA 21 habrá aparecido en los árboles navideños de muchas personas. Es un título muy interesante, una gran despedida de la pasada generación y un prometedor inicio de la nueva. Es una saga reconocida y cada año se sitúa entre los tres juegos más vendidos. Sin embargo, arrastra un problema desde hace tiempo: los FIFA Points en Ultimate Team.

Creo que no es necesario explicar en qué consiste el modo de juego más popular de la serie. Un resumen corto: se pueden comprar sobres con futbolistas a través de la moneda virtual o con dinero real. Si gastas euros, obviamente, tendrás más sobres que abrir. Con la moneda virtual será más lento y es probable que acabes desesperado.

Me he negado en rotundo a comprar sobres con dinero real. No voy a decir que nunca lo he hecho, pero durante todos estos años no creo que me haya gastado más de 2 o 3 euros por juego. Ha sido una cantidad ínfima y en FIFA 21 no he añadido ni un solo euro.

No utilizar FIFA como si fuera una máquina tragaperras tiene una gran ventaja de la que me siento orgulloso. No hago sangrar a mi cuenta bancaria y el dinero destinado al ocio lo dedico a algo que me proporcione diversión.

Resulta que jugar a FIFA 21 online deja de ser divertido pasados unos meses. Sobre todo cuando lo hacemos contra un rival de nuestro mismo nivel, pero con mejores cartas. Todos sabemos que esas cartas tienen más probabilidades de salir cuando pagas dinero de verdad. Lo tenemos tristemente asumido.

Jugamos así hasta que nos cansamos. Los tres primeros meses te apañas con tu once de jugadores oro. Sin embargo, en cuanto llega diciembre, el juego se convierte en un quiero y no puedo. El componente más vil de FIFA entra en acción. El pay-to-win te golpea en la cara para recordarte que a partir de ahora si quieres seguir disfrutando vas a tener que aflojar pasta.

Es imposible jugar online a FIFA Ultimate Team sin gastar dinero. Puedes jugar, evidentemente, la opción sigue existiendo. Pero lo de ganar va a estar complicado. Vas a frustrarte. Vas a enfadarte. Vas a ver cómo a pesar llegar una y otra vez al área rival no consigues marcar gol.

Vas a ver cómo el mismo futbolista de tu equipo rinde mejor en el contrario porque su carta es especial. Tus jugadores se olvidan de centrar. Los pases no recorren más de dos metros. Intentarás un pase largo y la pelota irá justo hacia donde no querías. FIFA 21 se convierte en diciembre en un juego indignante.

Por supuesto, la conexión también tiene mucho que ver. FIFA offline es un juego completamente distinto a cuando jugamos en línea. La experiencia cambia radicalmente. Parecía que íbamos a arrasar, pero es improbable hacerlo cuando nuestro delantero con media 84 baja 30 puntos online. No obstante, de la mala conexión somos los jugadores más culpables que EA. No lo queremos ver, pero jugar mientras descargamos a gran velocidad o vemos Netflix a 4K favorece la aparición de problemas.

FIFA 21 es un fantástico juego offline, con un grave problema online del que EA se desentiende. La saga se mantiene a gran nivel por los ingresos que genera FUT y no debe ser fácil bajarse de ese carro. Pero la avaricia rompe el saco, y el saco de EA Sports ya cede en sus costuras. El sistema pay-to-win terminará estallando en la cara de EA y tendrá que replantearse, como mínimo, ofrecer más probabilidades de éxito a los que no pensamos pagar un euro de más por jugar.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta