Fortnite lleva la delantera en la carrera por los dispositivos móviles

Aunque en 2017 ya se intuía la tendencia, sin duda este 2018 está siendo el año de los battle royale. El gran fenómeno del pasado año, Playerunknown's Battlegrounds, sin embargo, ha visto cómo ha quedado totalmente relegado en Occidente debido al éxito de su principal competidor, Fortnite Battle Royale.

La lucha se libra en distintos frentes: ordenadores, videoconsolas y dispositivos móviles. La principal diferencia entre ellos en los dos primeros campos de batalla es que, por una parte, el battle royale de Fortnite es gratuito y PUBG es de pago. Además, el abanico de videoconsolas en el que está disponible el título de Epic Games es mucho más amplio, con PUBG únicamente presente en Xbox One.

En el tercero en discordia, ambos títulos han llevado a cabo plazos de salida muy distintos, con Fortnite siendo exclusivo de iOS hasta el pasado mes de agosto y, aun entonces, saliendo para tan solo unos pocos dispositivos en Android. 

Aun así, la delantera en dispositivos móviles la lleva también Fortnite, que alcanzó los cien millones de descargas en dispositivos móviles a finales de julio, cuando solo estaba disponible en iOS. En concreto, le costó 138 días, lo que supone el tercer mejor dato de la App Store. Relativamente lejos, eso sí, de los dos primeros: Super Mario Run y Pokémon GO.

No mucho más le ha costado a PUBG, que alcanzó los cien millones de descargas en la segunda quincena del pasado agosto, lo que supone alrededor de 150 días desde su lanzamiento en marzo. No obstante, las cifras no son comparables, ya que en el caso de PUBG sí estaba presente en ambos dispositivos.

Uno de los problemas con los que se encontró PUBG —y con los que a buen seguro se está encontrando ahora Fortnite— son los altos requisitos mínimos que exige para funcionar, algo que choca frontalmente con las características del mercado Android, en el que los móviles de menores prestación abundan. Por ello, han decidido lanzar PUBG Lite, una versión menos exigente.

En cualquier caso, ambos títulos han conseguido llegar a públicos muy diferenciados. Si bien Fortnite Battle Royale ha cautivado a los jugadores de Occidente, PUBG es el rey en Asia. Además, está por ver la evolución de ambos títulos y cómo responde el público a medio plazo, ya que, al menos sobre el papel, las mecánicas de juego de PUBG parecen más intuitivas para un dispositivo táctil.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta