Directo
MSI 2022: calendario de Rumble, partidos y toda la información Ver ahora
PGL Major Antwerp 2022: playoffs y últimos partidos del campeonato Ver ahora
VRL Spain 2022: Rising Stage 2 - Equipos, calendario y partidos Ver ahora
Portada número 1 de Hobby Consolas
Portada número 1 de Hobby Consolas / Hobby Consolas

Yo era ese niño que compraba Hobby Consolas con ilusión

Hobby Consolas cumple 30 años y todavía mantiene las fuerzas para salir en los quioscos mes a mes. Es la revista de videojuegos referente en nuestro país, pese a quien pese.

Permitidme hoy sentarme en mi vetusta máquina del tiempo y viajar 30 años atrás. Barcelona todavía no había celebrado sus Juegos Olímpicos, al vídeo bajo demanda de Netflix o HBO lo llamábamos videoclub —o vídeo comunitario, si eso y para informarnos acudíamos al quiosco o al Telediario de la primera cadena —incluso algunos trasteábamos el Teletexto—.

Las redes sociales eran el patio del colegio, los parques o la calle, y lo más parecido a los streamings era rememorar las vacaciones veraniegas —momento casi siempre vergonzoso cuando eres un niño en una Handycam conectada a la tele.

En los videojuegos estábamos a punto de entrar en la época dorada de las consolas de 16 bits. Sega ya había puesto a la venta su Mega Drive, y Nintendo estaba a punto de traer al mercado español su Game Boy, mientras preparaba el desembarco del cerebro de la bestia, la Super Nintendo.

Por supuesto, a pesar de intentos llamativos de llevar los videojuegos a la televisión, era muy difícil informarse en aquella época por ese medio —no ha cambiado mucho desde entonces, aunque se han hecho interesantes programas y alguno continúa—. Una incipiente Telecinco instaló ordenadores Amiga en el programa juvenil 'La quinta marcha', pero los jovencísimos Jesús Vázquez y Penélope Cruz prefirieron dar más bola a los videoclips musicales.

Para informarme de videojuegos tenía solo una opción: acudir al quiosco. Antes de Hobby Consolas, compraba Micro Manía. Guardo grandes recuerdos de ella, sobre todo de su segunda época, cuando salía a la venta en formato grande.

Tenía secciones fantásticas, como la que dedicaban a los JDR —juegos de rol— y a su lucha por no utilizar las siglas en inglés, RPG. Y por supuesto, me quedaba maravillado por sus imágenes. Yo venía de un MSX con pantalla de fósforo verde y ver capturas a todo color me volvía loco. Así de simple —y de maravillosa— era aquella época.

Lo que apenas tenía Micro Manía era información sobre consolas. El grueso de la revista estaba basado en los ordenadores, y aunque había una pequeña sección dedicada a ellas, era más que insuficiente.

Ese hueco lo llenó Hobby Consolas en 1991. Todo comenzó con Bart Simpson y un concurso de 1000 Game Boy. A todos los niños se nos hicieron los ojos chiribitas cuando la vimos en el quiosco. Yo me gasté gustosamente las 325 pesetas que había pedido previamente a mi madre.

Hoy en día cuesta repasar aquel número uno. La maquetación de los 90 chirría demasiado y los textos son demasiado simplones, pero desde entonces no dejé de acudir cada mes al quiosco para comprar un nuevo número.

Hobby Consolas ratificó mi amor por los videojuegos. Si los había disfrutado en MSX, cuando llegué a las consolas me atraparon definitivamente. Pero la revista despertó algo más en mi interior: mi vocación.

No quiero darle todos los méritos —ya venía yo desarrollando mi interés por informar con la radio deportiva de los 80—, pero sin duda supuso el empujón definitivo para querer dedicarme a ello.

Cada número duraba poco en mis manos. Solía leerlo entero el mismo día que lo compraba —empezando por El teléfono rojo de Yen, por lo que básicamente tenía que esperar otros 30 días para volver a leer novedades. ¿Qué hacía durante la espera? Además de seguir mis estudios, pasar algo de tiempo en la calle y jugar con mi Mega Drive, hacía mi propia revista.

Con varios bolígrafos de colores, lápices de madera y hojas en blanco creaba mi versión de Hobby Consolas. Analizaba los juegos —los alquileres de cada fin de semana en el videoclub—, hacía tops por consolas y escribía de actualidad y de las próximas novedades.

Nada de eso puedo recuperar actualmente. Ni las revistas que con tanto cariño guardaba, ni mis creaciones caseras. Todo ello fue premiado con el galardón "tíralo a la basura" de cuando tus padres deciden hacer cambios en el hogar. Daría cualquier cosa por tener todos los números de nuevo en mi poder. Hobby Consolas es parte de mi infancia y de mi corazón. Una inspiraciónFeliz 30 aniversario.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta