Directo
MSI 2022: calendario de Rumble, partidos y toda la información Ver ahora
VRL Spain 2022: Rising Stage 2 - Equipos, calendario y partidos Ver ahora
¿Es correcto realizar un torneo cuya única regla consiste en no dormir?
¿Es correcto realizar un torneo cuya única regla consiste en no dormir?

El torneo más polémico entre streamers: ¿cuál es el límite del sentido común en Twitch?

Los retos y torneos que implican cierto grado de sufrimiento por parte del creador parecen estar cada vez más de moda, pero ¿dónde está el límite?

La sorpresa llegaba en forma de tweet: se anuncia un torneo donde cien creadores de contenido se batirán en duelo por un premio de 1.000 dólares. Hasta aquí, esto no debería sorprender a nadie, parece lo más normal del mundo, ¿verdad?

Sin embargo, la única regla de dicho torneo es no dormir. Es decir, quien aguante más tiempo despierto y sin dejar de emitir, se lleva el botín. Las alarmas, por supuesto, no han tardado en sonar y un extenso y profundo debate recorre las redes.

No vamos a preguntarnos si está bien o si está mal, porque la respuesta, creo, es más que evidente. La verdadera pregunta aquí es la siguiente: ¿cuál es el límite del sentido común en las plataformas de streaming?

Cada vez es más palpable que Twitch -e Internet en general- es un escaparate para todo tipo retos que cruzan la fina línea entre la sensatez y la estupidez. Cosas como los extensibles así lo demuestran, tan solo hay que escuchar los comentarios de muchos streamers al concluir uno de ellos.

Desde luego, pasar días y días frente a una cámara, con miles de personas mirándote desde el otro lado de la pantalla y vertiendo sobre ti todo tipo de comentarios, no suena a la mejor idea del mundo, especialmente si nos referimos a la salud mental.

Pero no dormir para llevarse una suma económica -sea la que sea- es, desde luego, una imprudencia, tanto para el streamer como para el espectador, que al fin y al cabo es el que recibe esta clase de mensajes.

No hay dinero que pueda justificar poner en riesgo la salud personal, no lo hay. Aún así, pareciese como si esto fuera algo que cada vez banalizamos más, restándole la verdadera importancia que realmente tiene.

En definitiva, no se nos puede llenar la boca hablando de salud mental si luego miramos hacia otro lado cuando ocurren este tipo de cosas. Da miedo que tanto Twitch, como Tik Tok o como Instagram, por ejemplo, sirvan de escenario a retos y torneos donde lo que triunfa es poder presenciar el sufrimiento ajeno, aunque este sufrimiento sea, digamos, disimulado.

Sí, el padecimiento de otras personas (porque no dormir es padecer, que quede claro) siempre ha provocado morbo en los espectadores, no es nada nuevo. Pero en nuestras manos está cambiar las tornas y oponernos a este tipo de contenido puede ser un buen punto de partida.

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta