Memento, la lucha por jugar... y por sí mismo
Lolesports

Memento, la lucha por jugar... y por sí mismo

Muchos ya sabrán que la carrera de Jonas 'Memento' Elmarghichi nunca fue un camino de rosas. Sin embargo, a falta de tan solo cuatro días para que dé comienzo el split de verano de la LEC, podemos afirmar que el jungla sueco se enfrenta esta vez a una temporada decisiva.

Tras un insípido paso por el ya extinto ROCCAT, Memento se reunía a principios de este año con su antiguo equipo, un Schalke 04 henchido de optimismo tras los buenos resultados de la temporada anterior, en la que estuvieron muy cerca de llevarse el split y clasificarse para el mundial.

De hecho, el equipo alemán comenzaba 2019 con victorias que les colocaban entre los firmes candidatos a clasificarse para playoffs. Sin embargo, las cosas se empezaron a torcer durante la segunda vuelta, donde solo consiguieron dos victorias en nueve enfrentamientos, para ser posteriormente borrados de la lista en el desempate contra un también agonizante SK Gaming.

Nuestro protagonista no fue una excepción a la tendencia que marcó su equipo. Desde el inicio fue la radiografía perfecta de lo que iba a suceder. Nada más empezar la temporada, en la primera semana de juego, Memento fue el autor de la primera sangre del Schalke en la historia de la LEC, con un Olaf que el recién llegado a Europa, Mowgli, posiblemente aún recuerde.

Al día siguiente, fue él mismo quien dio la primera sangre en su enfrentamiento contra los actuales campeones de Europa (y del MSI) y protagonizó una partida con un Kha'zix carente de utilidad y plagada de decisiones más que cuestionables.

Así transcurrió la primera mitad del split de primavera, repitiendo un patrón de altibajos semana tras semana, en general con buenas actuaciones cuando podía sacar a Olaf o Sejuani a la grieta. Gustando, pero no convenciendo. Hasta que la cuarta semana del campeonato llegó Origen y les arrolló como nadie lo había hecho hasta entonces.

Podría decirse que la derrota contra los de André Guilhoto fue un punto de inflexión para los alemanes. Desde aquel día solo pudieron conseguir tres victorias en cinco semanas de competición, y las carencias de Memento y sus problemas con el equipo comenzaron a ser cada vez más evidentes. Hasta que llegó la octava semana.

Tras su quinta derrota consecutiva, en esta ocasión contra un colista EXCEL, Memento colgó un tweet en el que explotaba. El tweet decía: "Yo lo he perdido, ya no sé jugar a este juego, pido perdón a mis compañeros".

La comunidad entera se volcó con muestras de cariño hacia el jungla, pero sus respuestas y publicaciones parecían indicar que sus sentimientos no venían solamente de la derrota contra los ingleses. Parecía haber algo más.

Y así era. Conseguí hablar con él al día siguiente de su derrumbe, para que me contase qué ocurría en realidad. Lejos de cerrarse, Memento habló como si llevase mucho tiempo necesitando hacerlo, como si quisiera desahogarse con su público.

El problema era algo más que el juego en sí. La sinergia con sus compañeros y su relación dentro de la grieta era, a su juicio, buena. Mejorable, sí. Pero buena. Lo que verdaderamente suponía una dificultad para el sueco era su relación personal con todos ellos.

Memento declaró ser una persona muy espiritual, tranquila y con una forma de tomarse la vida muy particular (incluso rara, llegó a decir) y esa personalidad le dio algún que otro problema en las oficinas del Schalke 04.

Sin embargo, lejos de amedrentarse, estaba decidido a luchar por salvar el split, dejar de un lado las diferencias personales y centrarse en la relación profesional que como equipo debían tener todos en el conjunto alemán. Y así lo hizo, demostró más confianza en la grieta… pero no fue suficiente.

Ahora llega el momento de resarcirse. Pero a los fantasmas del pasado se ha añadido uno nuevo: hace unos días, el Schalke 04 anunciaba la llegada al equipo de Trick, un jungla coreano procedente de Galakticos, que acaba de firmar una excelente actuación en la liga turca.

Pese a que Memento dejó claro en sus redes sociales que el fichaje de un sustituto le motivaba y daba la bienvenida a su nuevo compañero, está claro que al jungla se le acumula el trabajo de cara al split de verano que estamos por estrenar. Necesita jugar al nivel que se espera de un equipo como el Schalke 04, cosa que pocas veces hizo el split pasado, y necesita algo quizá más importante en un juego de equipo: una relación sana con sus compañeros.

Quizá consiga alcanzar estos objetivos. De no hacerlo, quién sabe lo que ocurrirá el año que viene con nuestro protagonista.

ESCRIBE TU COMENTARIO...
Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta